lunes, 15 de junio de 2009

Caperucita Verde

Érase una vez una niña que vivía en un pueblo y todos la conocían por Caperucita Verde, porque siempre iba vestida con un traje de capucha verde. Un día su prima le dijo que su tío necesitaba ayuda porque estaba haciendo un nuevo dulce. Caperucita pensó que podía ayudarle y se dirigió a su casa, llevando en su cesta: chocolate, 2 bolsas de patatas, 1 bolsa de gominolas y unas galletas.
Mientras iba caminando, un oso gigantesco olfateó las golosinas que llevaba Caperucita, al darse cuenta ésta de su presencia disimuló su miedo y le preguntó dónde se cogía el autobús para el barrio de su tío, pues iba a verlo porque necesitaba ayuda. Caperucita fingió que iba a la parada, y un poco antes de llegar giró a un lado. El oso la perdió de vista y la niña llegó a casa de su tío sin problemas.
Pero no se dio cuenta de que el oso había vuelto a oler el rastro de las golosinas y la había seguido. Además su tío era confitero y tenía muchas galletas en casa.
Mientras Caperucita y su tío probaban las golosinas que había traído, y comparaban sabores con el nuevo dulce inventado, vieron al oso por la ventana y Caperucita entendió por qué la había seguido en su camino. Ella salió de casa y le ofreció probar las delicias. Al final los tres se dieron un buen festín.


Los cuentos infantiles intentan enseñarnos buenos comportamientos, pero a veces es a costa de dar mala imagen de otros.

2 comentarios:

  1. Jorge, has expresado muy bien las ideas, has utilizado un vocabulario preciso. ¡Está muy bien tu cuento!

    ResponderEliminar
  2. Jorge como dice Julita has utilizado un vocabulario excelente. Me ha gustado mucho y lo de caperucita verde es muy original.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails