martes, 13 de noviembre de 2012

El pez con armadura



Había una vez un pez con voz de pito. Todos, absolutamente todos, se reían de él. Un día, Brutus, el toro más fuerte de la finca, se enfadó sin razón con el pececito y le dio una coz. 
El pez salió volando mientras decía: - ¡Un día me vengaré!
La patada fue tan fuerte que recorrió todo el mundo y se convirtió en el primer pez en sobrepasar la velocidad del sonido. Cuando pasó por China rompió la muralla, al pasar por Italia, inclinó más la Torre de Pizza, luego terminó en Barcelona cayendo en el Camp Nou justo cuando estaban jugando un partido. Le dieron, sin querer, otra patada y fue hasta una chimenea cercana que, desgraciadamente estaba encendida. Se quemó y saltó hasta su finca. Tardó una semana en llegar.
En su casa pensó y pensó hasta que tuvo una idea. Consistía en comprarse un escudo, una armadura y una lanza para las ocasiones que se rieran de él o que le pegaran. No se lo pensó dos veces y fue a comprárselos.
Les explicó a todos que todos eran iguales. El valiente toro se cayó escalando el Himalaya y por eso tenía un peligro menos. Aunque cuando se reían de él no dudaba en utilizar la armadura. Lo mejor fue que ésta fue pasando de generación en generación.

Héctor Pascual
6º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails