martes, 30 de noviembre de 2010

El pez y el tiburón

Había una vez un pez despreocupado y despistado. Creía que todo eran cosas buenas y no se preocupaba de nada. No hacía nada por nadie ni hacía caso a sus mayores, como a sus padres.
En el océano en el que vivía había dos zonas, una que era en la que vivían las especies pacíficas como los peces, los cangrejos o los calamares y otra en la que vivían tiburones.
Un día se adentró en el arrecife de los tiburones para hacerse el valiente. Ocurrió que un tiburón le vio y pensó ¡Hum! ¡Qué pez más bueno! Y trató de comérselo, le persiguió por todo el arrecife y ocurrió que con buena suerte el tiburón se quedó atrapado en una roca y el pez se escondió en unos corales para despistar al animal.
Cuando el carnívoro salió de la roca y vio que no estaba el pez, no se dio por vencido, estuvo buscándolo un buen rato, pero no lo encontró y por fin desistió y se marchó. Con esto, el pez aprendió que algunas cosas son peligrosas.
Y al fin se preocupó más por los demás.

1 comentario:

  1. Óscar.Bonito cuento ¡Felicidades!

    Carmen

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails